"La selva esmeralda" 1985 - John Boorman


LA NATURALEZA SALVAJE DE JOHN BOORMAN

 

John Boorman al parecer debe tener alguna predilección por el color verde. Después de la dura "Deliverance (1972)" (con sus árboles empantanados) y "Excalibur (1981)" (en la que tanto el bosque como el musgo iluminaban las armaduras del intenso color de la naturaleza). En "La selva esmeralda" una historia real es utilizada por el director de "Infierno en el Pacífico (1968)" a modo una denuncia ecológica-cinematográfica, en contra de la contagiosa, destructiva y avanzada civilización humana. El hijo pequeño de un arquitecto contratado para crear una inmensa presa en el Amazonas se pierde en la inmensidad pulmonar verdosa durante varios años y adoptado por una tribu (Los invisibles), por otra parte el padre biológico del niño no pierde la esperanza de encontrar a su hijo hasta dar con él cuando este ya se ha convertido en un hombre. Entre los dos, padre e hijo lucharán porque la tribu de los invisibles prevalezca, primero contra los indígenas rivales y después contra el hombre civilizado con su tecnología, deforestación y crueldad (llevando incluso a reclutar a las mujeres pertenecientes a las etnias selváticas a la prostitución). Con la habilidad del hombre moderno por parte del padre y con la superstición y las tradiciones de la tribu del hijo, se conseguirá salvar la situación. Esta película aprovecha la belleza de los entornos naturales de la selva amazónica y la supervivencia de la cultura humana tribal que allí sobrevive para reivindicarlas en contra de la destrucción, transformación y degeneración que el hombre actual infringe a la naturaleza para sobreexplotarla sin ser consciente del daño que produce a "los pulmones del planeta tierra".

 

Una impactante escena en la que Charley Boorman (protagonista e hijo del director) escala un rascacielos en busca de la ayuda de su padre biológico sólo con la ayuda de unas plantas atadas a sus pies prevalece en mi recuerdo, al igual que los descorazonadores números estadísticos que se remarcan al final del film con la cantidad del desgaste del verde amazónico a un ritmo escandalizador y preocupante. Esto en una película del año 85, no quiero ni imaginar en la actualidad. Una bella pieza de cine basada en un hecho real y que sirve como perfecta denuncia ecológica. A modo de reflexión personal después de ver el film, el hombre debería aprender a adaptarse a la naturaleza para sobrevivir, y no destruirla para su causa, sino a este ritmo llegará la decadencia de la civilización.

 

Esta reseña la puedes votar en:

http://www.lasmejorespeliculasdelahistoriadelcine.com/2014/08/la-selva-esmeralda-1985-la-naturaleza-salvaje-de-john-boorman.html

 

Escribir comentario

Comentarios: 0