"Bitelchús" 1988 - Tim Burton


EL ESTRAFALARIO FANTASMA DE TIM BURTON

 

¿Te atreves a decir tres veces su nombre? Es un espectro al servicio de fantasmas torpes, es un bio-exorcista que se dedica a expulsar a los vivos de lo que es de dominio paranormal, ha visto el exorcista 167 veces y según él cada vez le parece más divertida. Pálido, repelente, de pelo revuelto y verdoso en una cabellera llena de moho y con un cuerpo cubierto de la más maloliente roña, se presenta Beetlejuice. Vistiendo un esmoquin rayado blanco y negro que le hace parecer un presidiario de fiesta, este fantasma juguetón y sinvergüenza apareció en las pantallas de todo el mundo en el año 1988. Fue el anteriormente niño marginado convertido con los años en maestro director Tim Burton el que después de trabajar para la Disney como animador en la película "Tron (1982)" y que también dirigiría los cortos "Vincent (1982)" y "Frankenweenie (1984)", dirigió el largo "Las aventuras de Pee-wee (1985)" y tuvo la oportunidad de volar en solitario a los mandos de una película producida por Warner Bros que ironizaba sobre las casas encantadas. Beetlejuice o Bitelchús, algo así como zumo de cucaracha o estornudo de cucaracha..En definitiva, como ustedes quieran, pero cada vez que se escucha su nombre los que le conocen esbozan una sonrisa que levanta recuerdos de juventud y añoranzas infantiles que de manera divertida nos hace repetir: -Bitelchús, Bitelchús, Bitelchús- por si da la casualidad de que el socarrón y repelente fantasma aparece para ponerse a soltar sus barbaridades y locuras de libertinaje sexual mostrando sus argucias de espectro repelente y asqueroso.

Los fantasmas recientes y novatos fallecidos en accidente de tráfico y confinados como espectros para la eternidad en su hogar que interpretaron Geena Davis junto con Alec Baldwin presentaron a un desconocido y desatado Michael Keaton que saliendo de una maqueta con una energía levitante aprovechó todos sus momentos en pantalla para llevarse todo el protagonismo de la película. También una jovencita de aspecto tenue y con actitudes de gótica fatalista insólita dio el salto a la fama con el cuerpo de una pipiola Winona Ryder interpretando a la oscura y divertida Lydia, que será la que desate el poder de Beetlejuice para campar a sus anchas asustando a todo aquel que ose perturbar el descanso de los muertos. Los recién fantasmales Baldwin y Davis procesándose un afecto de ejemplar matrimonio, asistirán estupefactos a las excentricidades de Bitelchús para echar a la familia de Lydia-Ryder de su casa y comenzarán a tener en cuenta que su verdadero enemigo es el bio-exorcista desastroso. Con unos decorados y maquillaje hoy completamente obsoletos, la película Beetlejuice se las arregló para ganar el Óscar al mejor maquillaje, reflejando un más allá que tomaba influencias visuales del artísta Dalí, de Dante y de Edgar Allan Poe entre otros, pero de manera divertida e infantil con unos fantasmas exagerados y caricaturescos.

El jugo de cucaracha pergeñado por Tim Burton dejó lo que sería a nivel estético un boceto de la imaginería de lo que vendría después en su filmografía con personajes retraídos, oscuros y sombríos en ambientes góticos y de un reconocible sello "Burtontiano". ¿Quién es Beetlejuice?...Es un fantasma juguetón de ascendencia expresionista que si fuera una ecuación agruparía desde el expresionismo alemán de Murnau, hasta Robert Wiene pasando por la productora Hammer pero con una incógnita despejada que basó en el humor aniñado y un tanto picante su destreza para divertir a toda una generación. Mención especial en el film merece el compositor Danny Elfman, que en "Betelgeuse" sabe mantener un endiablado y divertido ritmo musical en el que destaca el duende de su tema principal que suscita a la perfección la diversión espectral. Además en el apartado musical caben destacar canciones estupendas y cómicas que agudizan la juerga tales como: "Banana Boat Song" 1956 y "Jumper in the line" 1961 de Harry Belafonte. La película dio paso a una serie de dibujos animados y con el tiempo su carácter de culto ha provocado que Burton se plantee realizar una secuela, por cierto....Me gusta pensar que el enorme gusano "de el mundo de los muertos" que aparece en la película del portentoso "Tim" tiene mucho que ver con los gusanos del planeta Arrakis, más conocido como "Dune (1984)" de David Lynch. Bitelchús, Beetlejuice, Betelgeuse...It´s Showtime!!

 

Esta reseña la puedes votar en:

http://www.lasmejorespeliculasdelahistoriadelcine.com/2014/10/bitelchus-1988-el-estrafalario-fantasma-de-tim-burton.html

 

Escribir comentario

Comentarios: 0