"El sargento de hierro" 1986 - Clint Eastwood


LA DURA DICIPLINA MILITAR DE CLINT EASTWOOD

 

Atravesamos una época con Ronald Reagan como máximo mandatario mundial y los EEUU se vanagloriaban de prestar todo tipo de instrumental militar a Eastwood incluidos portaaviones, helicópteros y tanques en lo que se suponía iba a ser la mejor película heróica americana en un tramo de la historia en la que América ganaba todo tipo de guerras con héroes hercúleos, que no titubeaban para gastar en segundos los cargadores de sus armas, ensalzando los valores militares hasta límites insospechados en la mitad de la década de los 80's. Pero..los mandatarios militares se tiraron de los pelos y se rasgaron las vestiduras al comprobar que tanta colaboración militar sólo contribuyó a poner en entredicho al ejército yanqui y a aumentar el grado de ego del mejor actor en soltar sus maravillosas indirectas, ofensas, tacos y ocurrencias viriles y matadoras como quien recita al mejor Shakespeare. Clint Eastwood, el maduro curtido y viril sargento Highway, demostrará a un grupo de reclutas novatos molestos en forma de soldaditos, que la disciplina militar es mucho más que "jugar a cascársela mientras sujetan su fusil". Las guerras de Vietnam y Korea cambiaron al sargento Highway, le convirtieron en un ser egoísta, malhablado, ebrio, engreído y machista que a mí como espectador me encanta y me atrae (Clint es un experto en encarnar el tipo de personaje que me inspira y cautiva por su manera de ser y actuar, alguien que no tiene miedo a decir lo que piensa y cuyo lenguaje puede infundir más respeto que sus actos).

Un héroe incomprendido que se enfrenta con su lengua viperina a todo, que no tiene miedo a reproducir sus pensamientos con soltura y valentía: -Con el debido respeto se me están inflando los cojones-, -Quítame ese cigarro de la cara antes de que te lo meta tan dentro del culo que te quemes la nariz cuando intentes encendértelo-, - Estoy aquí para comunicaros que la vida tal y como la habíais conocido ha terminado-, -Aprovechad esta noche en restregar vuestras pichitas contra vuestras novias o meterla en cualquiera agujero porque mañana a las 5 de la mañana vuestros culos serán míos-. Todas estas maravillas y muchas más que el macho alfa de Eastwood suelta con decisión y maestría son la reivindicación del hombre de verdad, del uno enfrentado a todos, del ego de un curtido león rey de la selva que enseñará a sus cachorros a servir a su país aunque a ellos sólo les importe la fama y las mujeres

 

El sargento de artillería Highway combatirá con honor en su úlima batalla después de haber metido en cintura a una cuadrilla de descerebrados desafiando a sus superiores, machacando "lameculos" y alzándose con la victoria moral de haber actuado con entereza y el patriotismo, suficientes para dejar el ejécito y volver a llevar las riendas de su vida con su dolida, malhablada y tenaz ex-mujer, no sin antes dejar en ridículo a algún oficial de mayor rango, destrozar dialécticamente al dueño del bar que le disputa a su ex-esposa y asegurarse de que deja el puesto y su herencia de 'machote' a un indisciplinado macarra rockero, chuleta y mujeriego al que da vida Mario Van Peebles. Ese es Clint Eastwood, el sargento inolvidable que puede equipararse sin titubear al de "Oficial y Caballero (1982)", "La Chaqueta metálica (1987)" ó "El Sargento Negro (1960)". ¡Cojones Clint que bueno eres! Y que bien colocados los tienes ahí ..Debajo del ombligo, no como otros cineastas mindundis falsos y bienintencionados...El mundo se divide en dos: Los que tienen cojones ..Y los que no.

 

Esta reseña la puedes votar en: http://www.lasmejorespeliculasdelahistoriadelcine.com/2014/10/el-sargento-de-hierro-1986-la-dura.html

Escribir comentario

Comentarios: 0