"PERSEGUIDO"-Paul Michael Glaser. 1987


 El desgraciadamente conocido programa de televisión, el "Gran Hermano", originariamente sacado de la novela "1984" de George Orwell, y que se podía entender como un experimento social en sus inicios, ha caído en la farándula, el cotilleo y el chusmerío, curiosamente su más longeva exposición, es la española (este año vamos por la edición 16). Así que dentro de pocos años, estaremos en el futuro que plantea "Perseguido". Y lo que vaticinaba Richard Bachman (alias de Stephen King) en su novela "El Fugitivo", adaptada a la película de Schwarzenegger resulta más que coincidente con la situación actual: 1. Nuestro gobierno está recortando tanto en la educación como en las artes. 2. La televisión, los deportes y las nuevas tecnologías sumen al hombre en un letargo de incapacidad intelectual vergonzosa, suplantando toda la cultura por programas como el detestable "Gran Hermano", que salvando las distancias y planteado en el año 2017 se convertirá en Gran Hermano 18, que puede equipararse perfectamente al programa "El corredor" de este film. La violencia de la película de Paul Michael Glaser (actor metido a director después de la serie de t.v. "Starsky y Hutch") que arrastra las audiencias, en ésta nuestra realidad, se convierte en la difusión de las miserias de los dudosos famosos de postín, a través de sus discusiones y polémicas livianas e inútiles (y tristemente tan seguidas y comentadas por los televidentes), con los aprovechados anónimos que de repente por salir en el medio televisivo se convierten en estrellas mediáticas.

 

Aquí es donde aparece Ben Richards (Schwarzenegger) que se erige en una víctima del sistema y es encarcelado injustamente por unos crímenes que no ha cometido, obligado a participar en el sádico y famoso programa, dirigido por el gobierno embaucador, censurador y mentiroso al que sólo le interesa que las masas peguen ensimismados sus caras a la pantalla del televisor, viendo el espectáculo sangriento, de violencia extrema que ofrece el programa estrella con mejores índices de audiencia. "Richards" con su contundencia y valentía terminará con todos los que quieren ofrecer espectáculo con su muerte (espectadores y gladiadores), acabando con todos ellos colgándolos, quemándolos, explotándolos y cortándolos por la mitad literalmente. Después y acompañado por unos revolucionarios, mostrará su inocencia a la atenta audiencia, aplastando el sistema impuesto, fulminando el sucedáneo ficticio de "Big Brother". Desde mi particular punto de vista me encantaría que Arnold hiciera lo mismo con el programa de Mercedes Milá, desvelando las miserias televisivas y liberando a todos los espectadores de la triste, injusta, desigual y anodina sociedad futurista a la que nos ha sometido el penoso gobierno actual. Demos a la audiencia (es decir, a toda la sociedad) lo que busca: Un trabajo y vivienda dignos, acceder libremente a la cultura, fomentar una adecuada enseñanza y sanidad universal. Arnold también tiene películas denuncia, reivindico su carrera una vez más...Volverá.

 

Frase para recordar: "Si no estáis preparados para actuar, dejaos de quejas y callaos."

Escribir comentario

Comentarios: 0