"Dragonslayer"- Matthew Robbins. 1981


Nada menos que 2 Oscars (Banda sonora y Efectos visuales) avalan esta curiosa pieza cinematográfica, pasando inadvertida allá por el alejado año 1981. Matthew Robbins dirigió y guionizó bajo la producción de Disney y la Paramount un film que supo aprovechar la esencia de los libros de Tolkien, transmitiendo una época de fantasía en la que Magos y Dragones se enfrentan en la inmortal batalla del bien contra el mal.
 
En Dragonslayer, el último Dragón de su especie asola el reino de Urlan sembrando el pánico entre llamas de fuego. Para aplacar la ira del monstruo, el monarca de Urlan crea un sorteo del que forman parte todas las doncellas de la comarca, que hará que las elegidas cada cierto tiempo se sacrifiquen por su pueblo. Para evitar el sacrificio de las inocentes y en un intento de acabar con el Dragón y las injusticias impuestas por el rey de Urlan, una partida de campesinos emprenderán la búsqueda del mago Ulrich.
 
Con una estimable dirección artística que refleja tiempos de mitos, leyendas, magos, cuentos de hadas y tiempos de capa y espada, Dragonslayer se rodó en los prestigiosos estudios Pinewood y en exteriores de bellos parajes británicos. Mención especial merece la creación del portentoso y atemorizador Dragón de cuyo diseño se encargaron los artistas en F/X Dennis Mauren y Phil Thippet (Starwars, Parque Jurásico, entre otras maravillas..) que conformaron una criatura que se adecua al imaginario colectivo que se tiene del monstruo volador: Una bestia escupe fuego plagada de escamas y excrecencias verrugosas, de membranas aladas que se unen a sus brazos, con un hocico encorvado, larga cola, y armado con afiladas garras.
Innovaciones visuales a través de diferentes planos del Dragón (creadas de manera específica para el film) contribuyeron a la buena impresión que me produjo "el monstruo" la primera vez que lo vi. En los planos cortos las maquetas y la hidráulica, y en los planos generales la pionera técnica del "Go-Motion" se utilizaron en el inmenso ser volador que vomita llamas de fuego. Este Dragón me resultó nostálgico a la par que atractivo, atrayendo a mi mente las películas en las que participó el desaparecido Ray Harryhausen (Jasón y los Argonautas y Furia de Titanes, entre otras). Un jovencito e imberbe Peter MacNicol (Cazafantasmas 2, Ally Mc Beal, Bean) es el encargado del personaje de aprendiz de mago tan impetuoso como aventurero, que fue el elegido para protagonizar la película de Robbins acompañando a Sir Ralph Richardson, en el papel del excéntrico hechicero Ulrich, incluyendo una pequeña aparición del actor Ian McDiarmid (el malvado Lord Darth Sidious de Starwars) interpretando a un predicador.
La película con unos efectos especiales de añeja calidad, se aprovechó de una excepcional banda sonora compuesta por el gran Alex North (Espartaco), en la que fue su última obra. Dragonslayer es pues una acertada película de principios de los 80's que pasó desapercibida en su época, y que por méritos tanto técnicos, visuales como musicales, conviene revisionar para rememorar los tiempos en los que soñábamos en nuestra niñez con cuentos en los que aparecían gigantescos dragones y mágicos nigromantes.

Escribir comentario

Comentarios: 0