"Todo en un día"-John Hughes.1986


-Ferris Bueller será cocinero en Plutón-. Esta es la frase con la que, el inseparable y obsesivo amigo de Ferris (Cameron) le define, a la hora de pensar en su futuro laboral. Un cocinero en Plutón nunca podría desempeñar su trabajo en nuestra realidad, así que en sentido figurado se enmarca al jovencito Bueller (Matthew Broderick) como un vividor, un chaval de 17 años que disfruta de todo aquello que le rodea, sabiendo que es popular, desenfadado, mimado hasta el exceso por sus padres, y que conseguirá siempre todo lo que quiera, siendo un encantador embaucador.

John Hughes fue un especialista en el cine juvenil de los añorados 80’s, a través de filmes tales como "La mujer explosiva (1985)" y "El club de los cinco (1985)", entre otras icónicas muestras de cine adolescente "Made in Hollywood". "Ferris Bueller’s Day Off", en España conocida como "Todo en un día", es una comedia cuyas imágenes, música y diálogos, evocan unos tiempos pasados que me provocan unas satisfacciones y unas sensaciones ya añejas, exudando un bienestar que me hace pensar en el pasado, con un mundo entero por descubrir en mi juventud, dándome la percepción de que casi se pudiera conseguir cualquier cosa, siendo exaltado, animado y como decíamos antes "con muy buen rollo".

Se puede hacer novillos en el instituto engañando a tus padres, conducir un Ferrari por las calles de Chicago acompañado de tu mejor amigo y tu novia, comer en un restaurante de alta alcurnia dejando en ridículo al maítre, ver un partido de béisbol en los mejores asientos, disfrutar de las mejores obras artísticas en un museo, a la vez que ves tu nombre en todos lados, sabiendo que gozas de popularidad y fama, siendo todo una celebridad en tu ciudad, todo ello mientras la envidiosa de tu hermana intenta boicotear tus planes, junto con el director del instituto, un excéntrico Jeffrey Jones que nos da situaciones delirantes y geniales, que son dignas de estupendas risotadas.

 

"Todo en un día" fue una comedia que, siendo joven te hacía soñar con la fama, con que el éxito se encontraba en cada esquina, y que echándole ganas, entusiasmo, buen ritmo, positividad y por qué no decirlo, "mucha cara dura", se podía afrontar el mundo como una infinidad de posibilidades de moldearlo como uno quisiera.

"Todo en un día" tras su éxito, dio una serie de televisión, que seguía el mismo patrón que la película, utilizando la cuarta pared, interactuando y haciendo partícipe al público de las divertidas fechorías del histriónico y excesivo Buller, a ritmo del archiconocido tema musical ¡Oh Yeah! Teniendo como curiosidad que la película de John Hughes fue el debut de Charlie Sheen, comenzando su diálogo con una palabra para él premonitoria: -¿Drogas?-

 

Apunte: No perderse los créditos finales, son realmente ocurrentes…

Escribir comentario

Comentarios: 0