"Interestelar"-Christopher Nolan. 2014


 

Me resulta imposible hablar del "Interestellar" de Christopher Nolan sin los más que posibles referentes que ha tenido el director inglés: "2001: Una odisea del espacio (1968)" de Stanley Kubrick con sus misterios aún por desvelar, "Solaris (1972)" de Andréi Tarkovsky con sus fantasmas espaciales, y no podían faltar los dramas familiares en las películas de la marca Steven Spielberg, que son desde luego a mi criterio esenciales para entender mejor la última aventura cinematográfica del considerado nuevo genio del cine en el siglo XXI.

 Pero con toda la espectacularidad scifi-científica como propuesta, la denuncia de los abusos ecológicos del hombre hacia la naturaleza (revelándose ésta en forma de devastadoras tormentas de polvo), y la profética falta de recursos alimenticios para abastecer a todos los seres humanos del planeta, Nolan no consigue convencerme con su profético astronauta Matthew McConaughey, que se convierte por obra y gracia del azar, la matemática, la ciencia y su afán por proteger a su familia, en el salvador de una humanidad abocada al exterminio.

 

La película del director de la trilogía del caballero oscuro venía precedida de críticas divididas, debido a un gran número de detractores y defensores de un "Interstellar" avalada al parecer por científicos de prestigio. Pero una vez vista por el que escribe estas líneas, tengo que decir que la presente película no ha satisfecho mis expectativas.

 

Se suponía que Christopher Nolan acercaba sus majestuosas películas a un gran público, sin insultar su inteligencia y dando gran grado de verosimilitud a todo lo que nos mostraba en pantalla. Pues bien, aquí todas las paradojas temporales, los dramas humanos paterno filiales, el anhelo de los seres queridos a través de tiempo y espacio, y todos los discursos científicos cargados de tecnicismos que buscan equiparar las ecuaciones con la sensibilidad espiritual del amor para salvar a la familia, además de a toda la humanidad, me han resultado un galimatías casi tan enigmático como el obelisco de la odisea del espacio Kubrickiano.

Todo lo mostrado en "Interestellar" se antoja indigesto a mi entender para el espectador "normal", y aquello que me gustaba de Nolan se torna aquí demasiado trascendental, a través de una búsqueda de una importancia alejada del entretenimiento didáctico al que me tenía acostumbrado.

 

Si en "Origen (2010)" se buscaba en cuanto a la mente humana una introspectiva espectacular entretenida y abrumadora con una vistosidad onírica excelente, y de sorpresiva calidad estética, en "Interestelar" creo se ha buscado lo mismo, pero en el espacio exterior, y el resultado es un excesivo film complicado, de estupenda factura visual, esforzadas interpretaciones, pero que no llega a cuajar ni convencerme. Es una película interesante, sí, tiene calidad, también. Lo único es, que a mi pesar, esta película es la peor de Nolan (siendo todavía un buen film de ciencia ficción).

 

Y es que esa estantería alojada en una casa-granja como Teseracto o piedra Rosseta, es la clave de los secretos del universo para salvar a la familia del film, la especie humana y la colonización del hombre de otros planetas, que a mi juicio como película Nolaniana queda demasiado engorrosa, complicada y difícil de ingerir para este espectador que busca en el director de "El Caballero Oscuro", a esa especie de Alfred Hitchcock con un arma automática para entretener y encontrar sensaciones nuevas, pudiendo aportar algo que esté fuera de la mente humana.


El espacio exterior a Nolan se le escapa de las manos, con agujeros negros, utopías galácticas y demás parafernalia que consiguen un film de excelente factura, pero que esta vez no me satisface como entusiasta del director de "El truco final (2006)" y "Memento (2000)".

 

Esta reseña puedes votarla en:
http://www.lasmejorespeliculasdelahistoriadelcine.com/2016/06/interestellar-el-viaje-espacial-de-christopher-nolan.html

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    oglądaj anons (miércoles, 13 septiembre 2017 09:01)

    obciśnioną