ED WOOD. Tim Burton (1994)

 

 

ed-wood
Muchos son los cineastas que, movidos por su sueño, empujados por su entusiasmo intentan por todos los medios que su arte prevalezca, reflejando en la pantalla sus ganas de triunfo…Aunque parezca inverosímil, Ed Wood fue uno de esos cineastas.
El considerado peor director de la historia del cine con pastiches de la talla de "La novia del monstruo (1955)" y "Night of the ghouls (1959)" fue elevado a la gloria del celuloide por un Tim Burton que decidió homenajear a este particular "loco del Cine", no por su evidente falta de sentido artístico, sino por su capacidad para soñar, avanzar y sobreponerse para seguir con su inquebrantable sentido de positivismo, pasando por encima de guiones inconcebibles, presupuestos irrisorios y falta de medios, para crear sus películas…
La segunda participación de Johnny Deep con Tim Burton se saldó con una pequeña joya más después de "Eduardo manostijeras (1990)", apartándose Burton de la fantasía de la ficción de cuento, pero no por ello alejando su aura oscura en esta película biográfica, de personajes particulares, de parias sociales, aunque manteniéndose firmes con su compromiso de hacer Cine…o al menos intentarlo.
ed-wood
Ahí queda para el recuerdo ese Johnny Deep encarnando a Ed Wood, encerrado en su sueño de artista, patético, incapaz de cualquier atisbo de coherencia cinematográfica, que sin embargo derrocha arrojo, compañerismo y amistad, sobretodo con su equipo de "raros actores", como por ejemplo Thor Johnson, un luchador de wrestling, trozo de carne, de pelo en pecho, torpe, y de figura desaliñada y Maila Numri (alias Vampira), que sirvió de inspiración para la familia Munster, Los Addams y Elvira, entre otros curiosos personajes que con Ed Wood a los mandos, contribuyeron a la casposa mezcolanza de zombis, extraterrestres, monstruos y fantasmas...hoy convertidos en todo un culto a la serie Z.
¿Y cómo olvidar a Bela Lugosi? Aquí interpretado por un derroche de fuerza a la par que triste Martin Landau, en una actuación que le valió un Oscar, asumiendo el rol de un viejo drogadicto que conoció el éxito con su Drácula, pero que ahora se ve inmerso a la sombra de su personaje, en la bancarrota, arrastrando su ya desaparecida fama, acabado, destruido, roto por su síndrome de abstinencia, sumido en el desasosiego por inflar sus venas con morfina mientras maldice a su competidor, su odiado Boris Karloff "Frankenstein". Un Drácula que encuentra en Ed Wood, un amigo, alguien con quien empezar de nuevo, un director que admira su trabajo, que le elogia y que le impulsa a seguir aún sabiendo que le acecha la locura y la muerte…
ed-wood
Ed Wood se revela como una película interesante, entre comedia, biografía y drama, un canto a la alegría del perdedor, un intento de mantener la esperanza en los sueños, incluso sabiendo que son absurdos, una creencia irreal de que hay arte cuando en realidad no lo hay, un emblema de la autorreafirmación de "lo raro", y que debido al esfuerzo y las ganas por hacer Cine no debe quedar sin mérito, ése es el espíritu de Wood.
Como Curiosidades: Ed Wood es una de las pocas películas en las que no apareció en los créditos el compositor fetiche de Burton (el gran Danny Elfman), posiblemente debido a diferencias creativas, que más tarde acabarían con más y estupendas colaboraciones. El actor Vincent D’Onofrio interpretó al inolvidable Orson Welles en este film. La película es la única cooperación hasta la fecha entre Tim Burton y Bill Murray. Además del Oscar para Martin Landau, Ed Wood recibió el Oscar a mejor maquillaje. Y algo sobre Lugosi...cuentan que en su funeral, en presencia de sus más allegados (entre los que por supuesto, se encontraba Ed Wood), el actor Peter Lorre a modo de broma, al ver que se enterraba a Bela con el traje de Drácula, comentó -¿Y si le clavamos una estaca antes de enterrarlo?
ed-wood

A MI AMIGO MIGUEL IRIBERTEGUI IRIGUIBEL, ‘EL ENTRENADOR DE VENDEDORES’, QUE PRESENTA SU LIBRO: "VENDER DE CINE".
 

Escribir comentario

Comentarios: 0