Brazil. Terry Gilliam (1985)


La primera palabra que me viene a la mente con la película de Terry Gilliam del año 85 es "Galimatías". Un galimatías en el que la heterogeneidad de imágenes llega a confundir al espectador que visione "Brazil". Film del director de "Las aventuras del barón Munchausen (1988)" y ex- Monty Python que se titula como el país sudamericano a mi entender por la gran mascarada de carnaval que refleja. "Brazil" muestra una sociedad retrofuturista plagada de elementos anacrónicos en la que los seres humanos viven agrupados en colmenas de edificios y sometidos por una cantidad de burocracia tan exageradamente jerarquizada que roza la locura en cuanto a la administración que rige con mano autoritaria. En la película "Brazil" una simple mosca crea un desbarajuste administrativo que acaba con una equivocación que hace que se detenga por parte de las fuerzas policiales a la persona equivocada, lo que provocará la reclamación de la vecina del apresado, que al parecer es la misma mujer con la que sueña en reiteradas ocasiones el funcionario que se dedica a tramitar la información y todo el papeleo que ha provocado el error Sam Lowry (Jonathan Pryce). Lowry hará todo lo posible por coincidir y conocer a su amada en sus sueños creando situaciones que confunden la realidad con la ficción. El personaje de Jonathan Pryce se ve a sí mismo en sus sueños con una armadura plateada volando con unas alas que le hacen surcar los cielos y que armado con una espada para salvar a su dama en apuros, se enfrenta a un enorme Samurai (que puede ejemplificarse como la tradición y rigidez de su autoritaria sociedad). 

De algún modo y bajo mi punto de vista toda la locura pergeñada por Gilliam en su film no es sino una denuncia a la cantidad de trámites y formularios necesarios para ser reconocido en cualquier sociedad como un ciudadano más, ciudadano empujado a ver la televisión, obedecer y no poner en tela de juicio a todo el sinsentido que le rodea con una cantidad demencial de tubos, cables y mecanismos que buscan mantener un control que ante cualquier pequeño error (como el de la mosca) se convierte en un descontrol absoluto. En el viaje que realiza Lowry-Pryce para encontrar a la mujer soñada van apareciendo un surtido grupo de actores: Ian Holm (jefe de Lowry), Robert De Niro (obsesivo terrorista y técnico del aire acondicionado confundido con el inocente vecino apresado), Bob Hoskins (como técnico malvado y pernicioso) entre otros..creando una fauna de personajes demenciales. 

 

 

La película de Terry Gilliam con una dirección artística abrumadora que mezcla todo tipo de locuras exravagantes muy arraigadas a la carrera del director del creador de "12 monos (1995)" y "Tideland (2005)" son todo un cuadro plagado de imágenes abstractas que llevan a casi todos los personajes que protagonizan sus películas a confundir su mundo onírico con la realidad, no sabiendo distinguir entre uno u otro. Todo es pues un "Quijotesco" mundo en el que la realidad se convierte en ficción y vivecersa en contra de todas las injusticias reales que acontecen a todos los personajes de Gilliam en sus películas: El barón Munchausen (John Neville), El Robin Williams de "El rey pescador (1991)" y el Bruce Willis de "12 monos (1995)" entre otros tienen al igual que el Jonathan Pryce de Brazil la misma afección psicológica. La película tuvo dos nominaciones a los Óscar (mejor guión original y dirección artística), su mencionada dirección artística fue referencia para films como el "Batman" de 1989 entre otras. "Brazil" en su edición televisiva acusó un cambio más dulcificado con un final alternativo. Considero Brazil como una locura fílmica que alberga un mensaje contra la intoleracia y la represión, con imágenes tan extravagantes como agobiantes.

 

 

Esta reseña también puedes leerla en: http://www.lasmejorespeliculasdelahistoriadelcine.com/2014/11/brazil-1985-el-extravagante-universo-de-terry-gilliam.html

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.